lunes, 22 de noviembre de 2010

AMOR Y AMOR

El tema del amor es apasionante, entre otras razones, porque ni siquiera para definirlo nos ponemos de acuerdo. Me había dado cuenta de esto hacía tiempo, pero lo he visto especialmente claro al realizar este montaje, y sobre todo al intercambiar impresiones y opiniones con distintas personas. Nuestras conversaciones eran en cierto modo diálogos de sordos, ya que mientras yo hablaba del amor como atracción y deseo de unión sexual, esas personas se referían a convivencia dentro de la pareja, cariño y demás sentimientos nobilísimos. Yo llamaba amor a la atracción de Megila por Leena, mientras que mi interlocutora me interrumpía para corregir: "Pero eso no es amor"; yo me lamentaba por no haber podido incluir en mi montaje uno de los aspectos del amor, el de la búsqueda insaciable de una nueva pasión, y otra de mis interlocutoras replicaba con una mezcla de incomprensión e indignación: "Pero eso no es amor, es hedonismo."


Con uno de mis colegas (el que me pasó el libro de Denis de Rougemont) hablaba de esta confusión, o mejor dicho, de esta divergencia, y él me explicaba que al llamar amor a la convivencia matrimonial, por ejemplo, se estaba intentando cuadrar un círculo, dado que el amor poco o nada tiene que ver con la rutina de una pareja.

Todo este galimatías conceptual parte de un hecho antiguo, como de costumbre, un hecho cultural y lingüístico. Los griegos llamaban ἔρως al amor pasional o de pareja, a la atracción sexual, mientras que para el amor entre amigos reservaban la raíz de φιλία y para el amor cristiano el término ἀγάπη.

He aquí una definición de amor-ἔρως:

       Al apetito que, sin control de lo racional, domina ese estado de ánimo que tiende hacia lo recto, y es impulsado ciegamente hacia el goce de la belleza y… es arrastrado hacia el esplendor de los cuerpos, y llega a conseguir la victoria en este empeño, tomando el nombre de esa fuerza que le impulsa, se llama Amor. 

       ἡ γὰρ ἄνευ λόγου δόξης ἐπὶ τὸ ὀρθὸν ὁρμώσης κρατήσασα ἐπιθυμία πρὸς ἡδονὴν ἀχθεῖσα κάλλους, καὶ... ἐπὶ σωμάτων κάλλος ἐρρωμένως ῥωσθεῖσα νικήσασα ἀγωγῇ, ἀπ᾽ αὐτῆς τῆς ῥώμης ἐπωνυμίαν λαβοῦσα, ἔρως ἐκλήθη.

Platón, Fedro 238b-c


El verbo correspondiente es ἐράω "amar", "estar enamorado". Para amar en sentido fraternal o cristiano se usaban ἀγαπάω y φιλέω, como se aprecia muy bien en Juan 21:16-17 

Y volvió a decirle por segunda vez: "Simón, hijo de Juan, ¿me amas?" Pedro le dijo: "Sí, Señor, tú sabes que te quiero." Le dijo por tercera vez: "Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?"

λέγει αὐτῷ πάλιν δεύτερον Σίμων Ἰωνᾶ, ἀγαπᾷς με; λέγει αὐτῷ Ναὶ Κύριε, σὺ οἶδας ὅτι φιλῶ σε. λέγει αὐτῷ τρίτον Σίμων Ἰωνᾶ, φιλεῖς με; 

En cambio, los romanos empleaban en todos estos casos el sustantivo amor y el verbo amare. Amas a alguien simplemente si te cae bien, como vemos en Cicerón, Cartas a Ático 9.18.1 (después de entrevistarse con Julio César):

Creo, pues, que no le agrado

Credo igitur hunc me non amare

Y lo amas si deseas unirte sexualmente a él, como Ovidio, Amores 3.11b:

recrimino tu falta de moral, pero amo tu cuerpo

aversor morum crimina — corpus amo


 
Las lenguas modernas de Occidente han heredado de la cultura latina antigua y medieval esta anfibología: amar, amare, aimer, love, lieben... Y ya no podemos librarnos de los diálogos de sordos, como no podemos librarnos del Amor.


Hay un libro sobre este tema: Edith Fischer, Amor und Eros: eine Untersuchung des Wortfeldes "Liebe" im Lateinischen und Griechischen, 1973 ("Amor y Eros: un análisis del campo semántico del amor en latín y griego").

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada