domingo, 8 de agosto de 2010

MUSEO NAZIONALE, PALAZZO MASSIMO

De una boca tan sensual sólo podía nacer un ser como Eros:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada