miércoles, 18 de agosto de 2010

WALKER ART GALLERY

Por fin el momento más ansiado de todo mi viaje:



El Amor acariciando al Alma mientras se prepara para atormentarla, de John Gibson:



Es una auténtica pena que esta joya esté totalmente desamparada, al alcance de los niños que llegan con sus padres sin que ni éstos ni los vigilantes de la sala contigua les adviertan que no se debe tocar las estatuas, y menos con un bolígrafo en la mano. Sin embargo, gracias a eso mismo pude acercarme todo lo que quise y tomar planos únicos, como éste, metiendo desde detrás la cámara bajo las alas:


Y otros:



Además, me he encontrado con otras piezas muy interesantes que desconocía, entre ellas esta alegoría del aprovechamiento del tiempo, El Tiempo es precioso, de Antonio Rosetti (1873), inestimable lección para nuestros alumnos:



Y esta representación del alma como joven con alas de mariposa:




Por cierto, el tiempo aquí es como reza el tópico:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada