viernes, 20 de agosto de 2010

LLEGADA A SAN SEBASTIÁN

Auténtica paliza de más de 800 km desde París hasta San Sebastián pasando por Burdeos, más dura que la de Munich-París porque aquí había más curvas y la velocidad en muchos tramos estaba reducida a 110 km/h (en Alemania muchos tramos de autopista están libres de limitación).

Antes, de 1 a 3 más o menos, estuve por tercera vez en el Louvre, pero esta vez no entré por el parking de Carrousel, sino por la pirámide desde arriba, y menuda cola:


Pero mereció la pena. Me esperaban, aparte de otras joyas, de nuevo el Cupido de Cartellier/Chaudet,



y las inscripciones fenicias,


 sobre todo la fabulosa Estela de Mesha:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada